EL PROYECTO

La pobreza y falta de perspectiva en la República Dominicana.

A tan sólo unos kilómetros de los lujosos resortes situados en playas de fina arena blanca, viven miles de personas en casas a punto de derrumbarse. El 42% de la población sufre bajo la más absoluta pobreza.

Entre los jóvenes se extiende la criminalidad, el paro convierte la vida de muchos en una lucha por la supervivencia.

La iniciativa de este proyecto piloto en torno a la ciudad de La Vega parte de Joel Valdez. Hace diez años su situación – recién salido de la cárcel y sin empleo – dio lugar a la creación de un programa de integración laboral en la streetchurch en Zurich.

En la actualidad este padre de familia ha asumido la responsabilidad del proyecto en La Vega, a través del cual se pretende dar esperanza a gente joven y familias pobres.

 

Apoyado por
streetchurch_logo_white        iglesiahispana_neg

QUIÉN ES LA PERSONA DETRÁS DE ESTE PROYECTO


Joel Valdez: De traficante de droga a portador de esperanza 

Cuando tenía diez años su madre lo recogió en la República Dominicana y se lo llevó a Suiza, concretamente a la barriada de la Langstrasse en Zurich, el centro de la droga y la prostitución. En su relación con los jóvenes comprendió rápido que el que no se impone, se hunde.

La violencia cotidiana le repelía, pero acabó acostumbrándose a ella. Con los puños consiguió hacerse respetar. Pronto tuvo su propio equipo de traficantes; el dinero y el alcohol eran derrochados a raudales. En algún momento empezó también a consumir.

La evolución endureció y fue a peor tanto en lo que respecta a las drogas, como a las peleas. Varias veces fue detenido en prisión preventiva. En una pelea entre dos cuadrillas le rompió a uno la nariz, de nuevo fue detenido y esta vez también juzgado.

En el reformatorio conoció a un pastor, del cual inicialmente no quería saber nada. Si bien las conversaciones con él sobre su vida le sentaban bien. Para su sorpresa la oración en comunión conjunta le daba paz interior; por primera vez confiaba en una persona.

La fe de aquel pastor empezó a interesarle. Quería cambiar, pero seguía siendo imprevisible.

Cuando en una ocasión amenazó a una pedagoga social, la medida correctiva fue suspendida.

Excarcelado intentó salir adelante por el camino legal. Comenzó un aprendizaje, pero el pasado se le volvió a echar encima. Tras otra medida correctiva fracasada, la justicia decidió cerrar su expediente. Fue puesto en libertad. Sin dinero, sin trabajo, sin techo, decidió buscar ayuda en el pastor de la streetchurch. Éste lo alojó en una vivienda compartida con otros chicos. Con apoyo del pastor postuló a puestos de trabajo, pero todo parecía ser inútil. Como equilibrio al peligro del aburrimiento, el pastor le pidió que limpiara las ventanas de su casa. A esto le siguieron las ventanas del vecino. Así surgió la iniciativa «Los jóvenes limpios a favor de ventanas limpias».

 

La actividad social de la streetchurch comenzó con el excarcelado dominicano y, entretanto, apoya a 25 jóvenes en el proceso de reintegración social.

Durante un tiempo parecía ir todo bien … sin embargo, él seguía sintiéndose solo y las antiguas compañías no lo dejaban tranquilo. Cientos de veces se negó y tan solo una vez cedió, se dejó convencer para un gran golpe, el cual desencandenó en la detención que lo llevaría a ser expulsado del país.

El regreso a la República Dominicana fue doloroso; la pobreza y la falta de porvenir paralizante. De inmediato tomó conciencia de su situación: o bien caía definitivamente en picado o remontaba de una vez. Decidió intentar la segunda opción. Cada trabajo que encontraba lo aceptaba agradecido, independientemente de lo mal pagado que estuviera. Una vez más le tocaba el papel de marginado y morder el polvo, pero luchó y experimentó que la fe que había conocido a través del pastor, lo fortalecía ante toda dificultad. Por ese motivo, buscaba una y otra vez el contacto con él, juntos leían la Biblia por Skype o al teléfono y oraban. Echaba de menos la streetchurch y la comunidad, mientras paralelamente iba conociendo jóvenes de su entorno, sin porvenir, sin esperanza. Y así empezó a desarrollarse  una visión: ofrecer a la juventud en La Vega lo que él había vivido en la streetchurch de Zurich, una organización que se ocupara de sus problemas y les ofreciera una perspectiva.

Pero sobre todo deseaba que tuvieran a alguien con quién hablar sobre sus preocupaciones, miedos y sobre su fe, la cual había promovido el cambio que estaba teniendo lugar en él.

Sin más rodeos los invitó a su casa y así comenzó la primera reunión de grupo. En los primeros años pidió a menudo al pastor que lo visitara, pero no consiguió convencerlo hasta que llegó el momento de bautizar a su primera hija. Al mismo tiempo, tenía un gran deseo: La familia de su novia y, por tanto, también su propia hija, vivían en condiciones precarias en una cabaña de latón. Tres generaciones compartiendo un espacio limitado, agravado por la avanzada demencia de la madre. Él mismo quería ponerse manos a la obra y facilitar la vida de aquella familia reconstruyendo su casa.

El pastor empezó a organizar y a recaudar fondos. Entretanto la reforma ha sido terminada, pero el trabajo sólo acaba de empezar: ¡Amor puede todo!

Así es, el amor puedo todo y mucho más: Joel Valdez quiere afianzar los encuentros bíblicos, mientras pone en marcha reconstrucciones adicionales para los más pobres del vecindario. La asociación La Vega apoya y evalúa regularmente el proyecto. Tanto Joel Valdez como la asociación son conscientes de que ni van a vencer la pobreza, ni a solucionar los tremendos problemas de este país. Sin embargo, gracias a la ayuda de todos vosotros y a nuestro compromiso seremos capaces de fortalecer la personalidad de la juventud, dar ánimo a las familias y contribuir a una actitud solidaria de aquellas barriadas tan pobres.

Joel suele decir «La pobreza limita a las personas en todos los ámbitos de sus vidas». Juntos queremos al menos desplazar esas barreras, con el fin de conseguir que esas personas ganen en espacio y se puedan desarrollar. Muchas gracias por vuestroapoyo.

ACTIVIDADES CENTRALES

El proyecto se divide en tres actividades centrales en la zona:

Una vivienda digna – trabajos de reconstrucción
Muchas de las familias y personas solas más pobres viven en chozas en ruinas. Con inversiones modestas se consigue para ellos una considerable mejora de su calidad de vida.
Muros de ladrillo en lugar de latón o madera, saneamiento de los tejados e instalación de electricidad, prestando especial atención a la mejora de las precarias condiciones de higiene. Los habitantes participan en los trabajos bajo la dirección de profesionales en la materia. La meta es una convivencia solidaria para los más pobres.

IMG_20160224_193752   IMG_20160505_102311   klo

 

Un entorno limpio – Retirada de basuras como prevención a favor de la salud
El 90% de los vertederos del país contaminan los manantiales de agua para el consumo humano. Las basuras extendidas por todo ofrecen el foco de incubación perfecto para el mosquito tigre, portador del virus del Zika y de otras enfermedades muy extendidas en la zona, como el dengue.
Nosotros sensibilizamos a la población sobre el problema que suponen los residuos. Como comunidad solidaria los recogemos y nos ocupamos de desarrollar un concepto sostenible.

lv2_2   lv1   lv4_2

 

Mitigar la necesidad – Asistencia a personas con minusvalías físicas y psíquicas
Son especialmente las personas con minusvalías físicas y psíquicas las que más sufren las consecuencias de tan tremenda pobreza. Los más afectados son los niños y jóvenes; normalmente se limitan a vegetar abandonados a su propio destino. Rara vez se les fomenta o reciben los cuidados médicos necesarios. Nosotros aliviamos la existencia de estas personas con medidas individualizadas según su situación. Esto puede referirse en concreto a – financiación de una silla de ruedas, asunción de los gastos mensuales de medicamentos necesarios y de las visitas médicas aconsejables. Además, priorizamos los proyectos de construcción que afectan a familias pobres que tienen un hijo o miembro familiar con una minusvalía.

IMG-20160726-WA0016

 

 

 

 

 

Tanto la reunión de grupos como los trabajos de renovación y reconstrucción son coordinados y dirigidos por Joel Valdez. El pastor Markus Giger apoya el compromiso de Joel Valdez mediante formación, coaching y visitas in situ. El proyecto es además acompañado y regularmente evaluado por la Asociación La Vega.

DONATIVOS

¿Quién puede ayudar y cómo?

Toda ayuda es muy bienvenida. La divisa del proyecto La Vega es: ¡Cada franco es empleado en su totalidad para este fin!

A todos aquellos que han donado hasta la fecha y a los que acaban de decidir hacerlo:  ¡Mil gracias de corazón! ¡Cada aportación nos alienta a continuar! Por supuesto, os mantendremos al corriente de cada progreso y reto.

Donar ahora

Donar ahora




Ofrenda de forma sencilla a través de Paypal.

Datos de la cuenta
PC-Konto: 61-922414-1
Verein LA VEGA
c/o Reformierter Stadtverband
Streetchurch
Badenerstrasse 69
8004 Zürich

Las aportaciones regulares nos permiten planificar mejor.

Formas posibles de ofrendar

Formas posibles de ofrendar

Formas posibles de ofrendar
¿Deseas efectuar un donativo único o uno mensual? Rellena simplemente el formulario y te enviaremos los datos necesarios para la transferencia.

* Social (Proyecto de construcción y medio ambiente, Ayuda a discapacitados). Estas ofrendas desgravan en el cantón de Zurich.

HACERSE SOCIO

¡Cuántos más socios tengamos, más fuerte será nuestro proyecto!

Rellena el formulario y hazte socio. ¡Muchas gracias!

 

Afiliación individual CHF 50.–/Año
Afiliación colectiva CHF 500.–/Año

Contacto

«Amor puede todo»
Verein LA VEGA
c/o Reformierter Stadtverband
Streetchurch
Badenerstrasse 69
8004 Zürich
markus.giger@lavega.ch
044 552 42 10

Apoyado por

streetchurch_logo_white        iglesiahispana_neg